Alsácia y Selva Negra.

Nos habíamos propuesto un largo viaje en coche ,nada  mas y nada menos que casi  mil cuatrocientos kilómetros en

una sola jornada . Tenía que salir todo perfecto para poder hacerlo ….y la suerte no nos acompaño.

Nuestro objetivo era la ciudad de Colmar en Francia , donde estableceríamos el camping que nos permitiría visitar tanto Alsácia como la Selva Negra.

Salimos de madrugada , y hasta la frontera todo perfecto. Pero nada mas cruzar nos dimos cuenta que media Europa había decidido volver de sus vacaciones y en la Junquera ya empezaban las largas colas para los peajes, y cada pocos kilómetros había retenciones  sin justificar mucho. Luego leímos en el periódico que en toda Francia había habido kilómetros y kilómetros de retenciones en casi todas las autopistas. En fin nuestro primer objetivo parecía difícil de cumplir.

Fuimos todo el trayecto por autopista, algo que no repetiremos a la vuelta por miedo a las retenciones, y lo hicimos casi todo por la carretera general, muy bien arreglada y casi vacía.

Llegamos a Colmar sobre las diez de la noche , teníamos pensado el camping de l´Ill en Horbougr Wihr a dos kilómetros la ciudad, pero estaba cerrado , el horario era de 8.30 a 8h , estuvimos viéndolo y no nos termino de convencer, demasíad0s desniveles, parcelas muy pequeñas y sin separación y los baños realmente viejos.

No encontramos alojamiento en ningún hotel de la ciudad, ni de las cercanías , de modo que pernoctamos en el coche !imaginaros cuatro adultos intentando dormir en un coche llenos de cosas!

Debeís  que tener en cuenta que en esa región todos los campings cierran muy pronto , bueno ellos, y todos los establecimientos y servicios , hasta los monumentos turísticos.

Por la mañana nos fuimos en busca de otra de las opciones que teníamos el camping  Clair vacances en Sainte-Croix-en-Plaine muy
cerquita de Colmar. Realmente nos gusto mucho, estaba muy bien situado, limpio, parcelas grandes separadas , con piscina y sanitarios y demás servicios muy bien .

Una vez establecida la tienda y descargado el coche nos dispusimos a disfrutar de nuestra estancia en tierras alsacianas .

El tiempo nos acompaño, había mucho sol , incluso un calor poco habitual en estas tierras , por las tardes tormentas y esto hacía que refrescara y se durmiera de lujo.

Realmente nos ha gustado mucho, ya que hemos visitados pueblos encantadores anclados en el tiempo, lugares históricos de las dos contiendas mundiales muy bien conservados , y naturaleza en todo su apogeo.

    

Anuncios