Venecia e Islas de la laguna

Las maletas preparadas, los libros que nos servirían de guía en el bolso, los billetes del avión (que habíamos sacado con casi dos meses de antelación para encontrar la oferta) a punto, y la reserva del hotel. Todo listo para emprender nuestro viaje de cinco días a Venecia.
Nosotros la conocíamos un poco, pero queríamos disfrutarla con nuestras hijas y descubrir el encanto de  lugares mas recónditos y menos turísticos de la ciudad.

Volamos con Ryanair, en esta ocasión lo teníamos fácil , ya que salía de nuestra ciudad, Valencia, esto nos permitía llegar hasta el aeropuerto en metro desde casa.
Habíamos reservado un hotel de tres estrellas en la misma Venecia , en el barrio de Cannareggio, casi al final del canal del mismo nombre y muy próximo a la salida hacia la laguna. No teníamos demasiadas referencias , se llama Tri Archi.
Como siempre nuestro presupuesto no era demasiado grande, y nos salía muy bien de precio( nosotros lo contratamos por Barceló Viajes).
Nos gusto mucho, es un hotel pequeño, superlimpio, y con vistas al canal. Se trata de un palacete del siglo XVIII, decorado con respecto a la época, pero con todas las comodidades actuales, aire en las habitaciones, un buen baño con agua caliente siempre y algo importante para nosotros , una pequeña neverita en la habitación (para dejar el fiambre que habíamos llevado, y tener agua fresca que llevarnos cada día).
La atención muy correcta, y el desayuno que lo teníamos contratado , sin ser espectacular era bueno y variado  con autoservicio. En general muy recomendable.
Debéis  tener en cuenta que Venecia cobra un impuesto de turismo para cualquier pernoctación en la ciudad, son 3 euros por persona y noche , se paga en el hotel y en efectivo, ya que lo recauda el municipio.

Tengo también referencia ( por unos conocidos ) de apartamentosen la ciudad,  lo reservaron ellos mismos por Internet y le fue muy bien también y muy barato.

               Volábamos desde Manises al aeropuerto de Treviso (a unos 40Km de Venecia) que es donde opera Ryanair. Lo bueno es que en el mismo avión te ofrecen los billetes para una de las compañías autobuses ATVO que hace el trayecto hasta la Plaza de Roma en Venecia, una estación de autobuses al aire libre.
La otra compañía es  Barzibus ,tiene el mismo precio , y las taquillas están en el aeropuerto mismo .

El precio es el mismo en ambas  7 euros por persona, y si compras  ida y vuelta sale por 13 euros.
Nada mas salir de aeropuerto (bastante pequeño) están los autobuses de la empresa que era nuestra compañía. Se tarda unos 40-45 minutos con buen tráfico, desde el aeropuerto hasta la Plaza Roma , solo hace una breve  parada en la estación de Mestre.
Al hotel pudimos llegar andando desde la plaza, atravesando canales con puentes poco pensados para marchar con maletas , pero vamos accesible. Empezábamos a respirar el ambiente y el calor veneciano.

Habíamos preparado el viaje pensando en salirnos de los circuitos mas turísticos, queríamos ver la Venecia mas autentica .
Compramos el libro de Alberto Toso Fei ” Leyendas Venecianas e historias de Fantasmas” que es en realidad una guía de lugares menos conocidos y misteriosos de Venecia. A lo largo de diferentes  recorridos te lleva a una ciudad desconocida para el turista, llena de rincones auténticos, te sumerge en los barrios menos accesibles , y te cautiva con las historias que te va contando a cerca de ellos. También contábamos con la Guía verde de Michelin para los lugares mas turísticos .

 Venecia se divide en seis barrios o sestieris que son: Cannreggio, Castello, Dorsoduro y las islas de Giudecca con San Giorgio Maggiore, San Polo,  Santa Croce y San Marcos además de las , Murano, Burano y Trocello.

Los mas conocidos son sin duda San Marcos ( por la Plaza básicamente) , San Polo ( por ser céntrico entorno al puente del Rialto y el Gran Canal)  y Santa Croce ( donde esta la estación de Santa lucia  y el comienzo del gran Canal).
Nuestros pasos nos llevarían sobre todo a los otros tres barrios , menos conocidos, poco turísticos , pero con un encanto muy especial, donde se ve la autentica Venecia.
El Barrio de Cannareggio (situado al norte de Venecia justo por encima del Gran Canal, en el encontramos el paso de Marco Polo, Tiziano o Tintoretto, así como elementos únicos de la arquitectura veneciana).
El barrio de Castello (cuando te alejas del Palacio Ducal se respira la Venecia mas genuina, autentica, con sus astilleros y el antiguo arsenal).

El barrio de Dorsoduro (situado en el suroeste con Santa María della Salute como emblema y sus misteriosos palacios e islas).

                 Los primeros días nos centramos en recorrerlos a pie, y solo sacamos el bono para los vaporettos  para un día. El viaje en ellos es caro, 6 euros por trayectos para una hora .
Conviene sacar el bono, pero teniendo en cuenta que va por horas, es decir cuantas mas horas mas caro, lo mejor es  planificar cuando lo vais a utilizar mucho para concentrar todos lo que queráis ver. Nosotros sacamos el de 24 horas,  lo compramos el día anterior para empezar temprano (las taquillas donde los venden abren de 9 a 19h, pero empieza a contar la hora cuando lo ticas por primera vez), también  se puede comprar con antelación por Internet.
Recorrimos el Gran Canal, y nos fuimos a las islas que pensábamos visitar, San Giorgio Maggiore, el Lido, Burano y Trocello.
Los taxis ni nos lo planteamos, aunque si cogimos un traghetto (son grandes góndolas llevadas por dos gondoleros, cruzan el canal, valen dos euros por persona y suben varias, hasta un máximo de catorce) está indicado donde se presta el servicio.
Nos permitimos un gran capricho, un paseo en góndola, una delicia, hay muchos sitios para cogerlas, hablar con el gondolero y preguntar el precio y el recorrido. Suelen costar  entre 80 y 100 euros por 1/2 hora o 40 minutos. La mejor hora hacia el atardecer, por  la noche hay poca iluminación en los canales y no se aprecia bien.

 La comida , otra de nuestras partidas grandes, solo hacíamos una comida en tratorias, restaurantes, etc. (entre 50/70 euros los cuatro) y  la otra corría por nuestra cuanta , teníamos fiambre y comprábamos pan en los hornos, hay muchos en todos los barrios.
Hay varias cadenas de supermercados en la propia ciudad , bastante céntricos y pequeñas tiendas y puestos callejeros que venden sobre todo fruta. El agua  la podéis comprar en muchísimos sitios, es cara ,pero hay muchas fuentes públicas y se puede rellenar la botella.

 

Anuncios