Selva Negra ( DE)

Estando tan cerca de Alemania, no podíamos dejar de visitar la zona mas próxima a nuestro emplazamiento. Elegimos un recorrido por la Selva Negra, no muy grande , ya que lo haríamos en solo un día , pero si representativo para conocer un poco el paisaje, algunos pueblos y ciudades alemanas.

Salimos de Colmar y nos dirigimos hacia Neuf-Brisach, una ciudad fortificada , patrimonio Mundial de la UNESCO, destinada a vigilar la frontera del Sacro Imperio Romano.
Comenzó a construirse hacia 1698, según los planos de Vauban, ingeniero militar al servicio del rey francés  Luis XIV.
Merece la pena la visita, la fortificación esta en buenísimas condiciones y se puede recorrer en su totalidad.

Desde allí mismo nos encaminamos hacia Alemania, nuestro objetivo Friburgo de Brisgovia, una preciosa ciudad llena de encanto y con mucha historia.
Entramos por la Puerta de Martín , contemplamos la catedral y su plaza, y nos dejamos seducir por sus callejuelas …

Desde allí nos encaminamos al lago Titisee, autentico lugar de veraneo de muchos alemanes.
Esta todo pensado para el turista, se pueden hacer excursiones por el lago en barquito , recorridos por la orilla o simplemente contemplar el devenir de la gente en cualquier terraza de los múltiples cafés.

Desde allí nos fuimos hacia Furtwangen, donde se encuentra el Museo Alemán de la Relojería, este museo recoge la mayor colección de relojes de la Selva negra.
Desde allí se pueden hacer excursiones hacia el manantial del Breg

Y de nuevo en el coche hasta Triberg, las cascadas no nos la podíamos perder.
El sendero de las Cascadas bordea las cataratas del Hutch entre árboles inmensos. La excursión dura una hora y media , el desnivel es importante y está muy bien acondicionada.

Después fuimos al pueblo , encantador, con múltiples tiendas con sus relojes de cuco . Es una gozada pasear por su calle principal, con todo el encanto de las tiendas y sus adornos .

Y de nuevo al coche para llegar hasta Baden-Baden. Nos apetecía mucho conocerla, ya que las ciudades balnearios siempre tienen un encanto especial para nosotros. Y no nos equivocamos .

Lugar predilecto por la burguesía y la nobleza europea en el siglo XIX se corono como ciudad balneario por excelencia.
Del antiguo esplendor se mantiene ese ambiente de elegancia, y un punto chic, como si el tiempo se hubiese detenido.
Con casa y villas modernistas preciosas, magníficos jardines, palacetes  y su glamoroso casino .

Queríamos visitar además un museo muy curioso que hay en pocas partes del mundo, el Museo Fabergé.
Es muy bonito, si te gusta la orfebrería, las joyas y las filigranas al mas puro estilo , no te lo puedes perder. Son varios pisos con muchos elementos decorativos, joyas, insignias, vajillas , y por supuesto, algunos de los famosos Huevos de Fabergé
El recorrido no es demasiado largo , ya se concentra casi todo en el centro, y merece la pena reposar un poco en alguna de sus encantadoras terrazas, y dejarte llevar por la nostalgia de los tiempos pasados.

    

 

Anuncios

Acerca de viajesenfamilia

Blog dedicado al relato de viajes en primera persona. Información . Fotografias. Consejos. Sugerencias. Rutas . Planes de viaje. Videos.
Esta entrada fue publicada en Francia y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.